• LAS VENECITAS.

Las venecitas, también conocidas como mosaico veneciano, son pequeños mosaicos decorativos, con propiedades de alta resistencia y grandes posibilidades de diseño: un material muy apropiado para formar dibujos y combinar colores.
Estos mosaicos se fabrican con materias primas de origen natural, fundidas a temperaturas superiores a 1400 grados centígrados, resultando un producto vítreo muy duro y resistente. Un proceso único y distinto a cualquier otro de fabricación o reciclado de vidrio.
Para un correcto acabado se deben llenar las juntas preferentemente con cemento puro; blanco para una junta blanca, o agregándole ferrite para una junta de color.

  • DECORACIÓN.

Decorar con venecitas aporta personalidad y diseño. Su uso para decoración posee varias aplicaciones: como revestimiento uniforme, en combinación con otros materiales o para diseño de dibujos, guardas y murales. Cómo efecto decorati
vo, se puede continuar un suelo degresite en paredes, lavabos y bañeras.
Su pequeño formato hacen de la venecita un revestimiento ideal para cubrir superficies curvas, lo que no permiten otros materiales similares, como por ejemplo los cerámicos o piedras. Con frecuencia se coloca gresite en revestimientos de piscinas.